2010

Adiós traicionero
maldito verano,
el peor,
el extraño.

Quedaron marcados
tu furia, tu pecado,
tu deuda,
tu saldo.

Adiós, salamero.
Fueron tus flores
paliativos pobres,
del triste febrero.

Adiós verano
adiós besos,
adiós año.

Aún te quiero.

A mis muertos

Con todas las disculpas del caso a la Pequeña serenata diurna y a Silvio que hizo que se me ocurriera este versillo.

Hoy, solo hoy,
soy el viento,
disculpas a los muertos,
míos y ajenos.

Mañana, no sé,
quizá remordimiento.
Mañana no sabré
si ayer fui feliz,
o estaba contento.

Pero ayer de mañana,
soy niño ingenuo,
pájaro raudo en el cielo,
hoy soy verso.

Bendito recuerdo

 

Escuché una canción
Te pensé

Un beso viejo y amarillento
revolcado de un cajón
descubrió tu olor,
me apuñaló

Maldita canción,
maldita foto.
Maldito el amor que no muere,
que avanza, que se hace nostalgia
que vuelve

Bendito tu olor,
el dolor que provoca.
Bendito el nítido rostro que dibuja,
bendita faz en la roca.
Bendito aroma.