Necesito

Barco Amarillo

Yo no necesito nada más que un barco de papel amarillo en la ventana,

necesito las manos que lo doblaron,

y el abrazo, hijo de esas manos.

Yo no necesito más que una palabra tierna en la mañana,

necesito la mañana,

y los labios que pronuncian las palabras.